CURRICULUM-BIO

     Alicia Ghiragossián nació en la Argentina, donde sus padres encontraron refugio, luego de escapar del genocidio.
      Se graduó en la Universidad Nacional de Buenos Aires, como abogada. Más tarde, estableció su residencia en Los Ángeles, USA, donde contrajo matrimonio y tuvo una hija, Lara. En el presente, es soltera y reside en Glendale, California.
      Esta Doctora Honoraria de la Academia Nacional de Ciencias de Armenia, es la autora de más de 64 volúmenes, la mayoría de ellos poesía; es la única poeta que escribe en tres idiomas: inglés, español y armenio, y la única poeta viviente cuya obra fue ilustrada por el legendario Pablo Picasso. Tal vez a los ojos del gran pintor ella tuvo la no común habilidad de disecar el alma por medio de palabras, del mismo modo que el artista partía las imágenes en la tela.
      Fundadora de la escuela de poesía meta-dimensional, formuló la ecuación de metáforas, abogó por la liberación de las viejas reglas, la eliminación de rimas, la construcción del ritmo interno, la síntesis y economía de la expresión, la abolición de discursos anecdóticos o proclamaciones retóricas y por la exclusión de descripciones bucólicas o paisajistas. Sus paisajes son los del alma, la mente y el corazón. Ella se interesa por la esencia, profundidad y sugerencia, incorporando en sus versos nuevas realidades que están fuera del tiempo y del espacio.
      Sus comienzos como escritora fueron en español, a la edad de catorce años, y su primer poema fue publicado a la edad de dieciséis años. Su salto repentino a la fama ocurrió cuando ganó un premio en Europa con su segundo libro, que había sido traducido al italiano. El libro fue publicado en Italia con ilustraciones de Picasso, Fontana, Petorutti, Presta y Le Park.
      Inmediatamente después, una selección de sus poemas traducidos al armenio, apareció en la bóveda literaria de Armenia Soviética. El libro, publicado en Ereván, fue un best seller instantáneo y de la mañana a la noche se convirtió en leyenda. Por primera vez en Armenia, y tal vez en la historia universal, se creó un mercado negro de poesía. Los periódicos que publicaban sus nuevos poemas se vendían a veinte veces más de su precio.
      Se produjo un remolino en el campo de la poesía en todos los niveles, desde la clase obrera hasta los académicos y artistas, y nació una legión de admiradores y seguidores de su obra. Sus poemas eran leídos y cantados a lo largo y ancho del país.
      El medio periodístico se hizo eco de sus creaciones y anunció el nacimiento de una estrella. Llamaron a su poesía cruz monumental de piedra, poesía milagrosa y un fenómeno. Los volúmenes publicados subsiguientemente en Armenio fueron escritos directamente por ella.
      Ghiragossián cree que las expresiones poéticas son formidablemente poderosas; que trascienden el idioma, y que su energía es directamente captada por el alma, que crece en refinamiento bajo la influencia de una poesía que la eleva.
      Su mérito no está sólo en el talento de expresar sus más sutiles ideas, emociones y percepciones. Una de sus misiones es la resurrección del amor por la poesía, agregándole sonido, por medio de sus lecturas.
      Algunos médicos en Armenia han afirmado que su voz grabada, leyendo sus poemas, tiene un efecto calmante e hipnotizador en sus pacientes, y que provoca en ellos un cambio a nivel celular. Están convencidos que su voz y poesía tienen poderes curativos.
      Su impacto en Armenia ha sido indeleble e histórico. A partir de su primer libro, la literatura armenia se dividió en antes y después de Ghiragossián, ya que ella influyó sobremanera en la poesía de ese pueblo, e inspiró con sus palabras, estilo e imaginación sin fronteras.
      Su obra ha sido admirada por innumerables poetas legendarios de Armenia: Shiráz, Sevák, Emín y Kaputikián, entre otros… También,  muchos artistas han esculpido su busto o han pintado su retrato, como el clásico Sarián. En varios aspectos, Ghiragossián es considerada el último bastión del Renacimiento Armenio en la poesía.
      En 2008, fue laureada con el premio de la Academia Filosófica de Armenia.
      Desde 1992, sus manuscritos y busto de bronce se encuentran en el Museo Nacional de Arte y Literatura de Armenia.
      Su poesía ha sido publicada en italiano, persa, griego y francés, y ha sido traducida al portugués, ruso y sueco.
      Escritores argentinos han expresado admiración hacia su poesía: Petit de Murat, Tiempo, Tálice, Koremblit y muchos otros. Artistas argentinos, como Juan Carlos Benítez y Elbio Fernández han dibujado su retrato, y otros han ilustrado su obra: Urruchúa, Bruzzone, Policastro y Grandi.
      Astor Piazzolla, el internacionalmente aclamado ícono del tango argentino, compuso música inspirada en su poesía.
      En la Universidad de San Pablo, Brasil, su obra fue tema de tesis para un doctorado en literatura.
      Alicia Ghiragossián ha dado conferencias en universidades de varios países y  ha participado en congresos mundiales.
      En los Estados Unidos de América ha conducido talleres de poesía en UCLA. Y un número de artículos y críticas aparecieron subrayando su extraordinario talento creativo. Se publicaron entre otros, en Los Angeles Journal y Book Wire Review.
      Aunque ella está conectada con sus raíces armenias, su voz no es local, tiene un alcance universal. Su visión del mundo y su conexión con otras dimensiones nos hacen pensar que canaliza el espíritu de los grandes poetas y filósofos de la historia. Eso  hace que su  obra multifacética, trascendental y meta-dimensional resuene en sus admiradores.
      Ghiragossián se ha acreditado cientos de testimonios. Se ha ganado el respeto y aval de varios íconos mundiales laureados con el Premio Nobel de la Paz, como John Hume (miembro del parlamento británico), Su Santidad el 14° Dalai Lama, quien afirma sobre su poesía que contribuirá a esparcir la paz en el mundo, y el Dr. Oscar Arias Sánchez (Presidente de Costa Rica), quien califica su obra como poesía en vuelo y atemporal.
      Asímismo, gigantes internacionales como Borges, Prevert, Ibarbourou y Saroyan han elogiado la verdad y belleza de sus versos. Incluso el Presidente Barack Obama le ha deseado éxito.
       En el volumen Alicia: the Poet-Philosopher of the New Millennium, (Alicia: la Poeta-Filósofa del Nuevo Milenio), su autor, Robert Danielak, pinta a las creaciones de la Dra. Ghiragossián como obras maestras fenomenales y geniales.
      Considera que sus teorías modifican la conciencia, y cree que revolucionarán la forma en que académicos, amantes de la poesía y lectores mirarán a la poesía e incluso a sus propias vidas. El análisis, últimamente, amalgama su obra con poetas de la estatura de Neruda, Rumi, Gibrán, Blake y Shakespeare, y filósofos como Hegel, Sartre y Kierkegaard, entre otros.
      Él no tiene dudas de que la Dra. Ghiragossián es una de las importantes pensadoras de nuestro tiempo.
      Ella es la diosa del amor universal y la alquimista espiritual que crea nuevas realidades atemporales y más allá del espacio, a través de sus meta-dimensiones. Como si Dios nos estuviera desafiando para alcanzar grandeza, ella levanta el nivel de la creación para los creadores de todos los tiempos.
      Ella es, sin lugar a dudas, profundamente idealista. Se rebela contra la corrupción de la sociedad, las vanidades, lo superficial, el juego de intereses, la corrosión de la envidia y otras debilidades humanas, y nos brinda un nuevo ámbito a través de sus percepciones. Básicamente, su propósito es provocar un giro de conciencia en la humanidad.
      Existe una búsqueda permanente de Amor en los pliegues de sus versos; un Amor que se ramifica en los temas de la Paz, sus Raíces, la Maternidad, la Verdad y la Belleza Espiritual.
      Leyendo sus líneas nos convencemos que el Amor es la influencia mágica para purificar, transportar, elevar y recrear el ser; entendemos que es la llave para abrir los caminos hacia un elevado estado del ser, hecho de partículas de luz; sabemos que es el sendero del milagro alquímico para lograr la metamorfosis de lo impuro en lo puro, como ella lo formula.
      Ella entiende que la falta de Amor en el mundo abre los caminos del dolor, el aislamiento, el miedo, la injusticia y las guerras. Y comenta: La humanidad necesita comprender el peso del Amor. Debemos inyectarlo en todas las relaciones, para valorizar nuestras vidas.
      Su veredicto es final: ella encontró su Cáliz Sagrado. El Amor es el código supremo, el sello final, el Alfa y el Omega… de todo.
      La creación de la Dra. Alicia Ghiragossián es un presente para el mundo, una valiosa contribución a la evolución de la mente y el alma.  Su poesía inspira introspección e induce el crecimiento hacia una Cultura de Ética, Divinidad y Amor.


COMENTARIO PERSONAL

Existe una razón para todo

por Alicia Ghiragossian

Nací en Córdoba, Argentina, de padres armenios sobrevivientes del primer genocidio del siglo veinte. Y fué sí como se inició mi vida entre dos culturas separadas. Desde temprana edad, supe sobre el pasado doloroso de mi herencia armenia. También aprendí a valorar la vida, particularmente la paz y la libertad, ya que mis padres siempre agradecían haber encontrado esos valores en la Argentina, a la que quisieron como a su propia patria.

 

Tal vez esa sea la razón de mi pasión hacia todo lo que es esencial en la vida: amor y paz, justicia y libertad. Solía hablar de todo esto con las estrellas, quienes eran mis mejores amigas durante mi infancia.

 

Me gradué de abogada en la Facultad de Derecho de Buenos Aires. Atesoraba el concepto de justicia en mi corazón, y soñaba con hacer algo en ese sentido, a través de mi profesión. Pero la práctica sirvió sólo para mostrarme el mundo real, de modo que renuncié a la profesión y orienté mis sueños hacia la poesía.

 

Había comenzado a escribir poemas a los 14 años, y había incluso publicado ya algunos en una revista local a los 16. En ese entonces no sabía que las palabras iban a ser mi herramienta para esparcir todos los mensajes acumulados de justicia, paz y amor; para sumergirme en la profundidad de los pensamientos y emociones, y para compartirlos con el mundo; para exponer mis sueños de una humanidad más feliz, con más amor. La poesía me ayudó a abrir los canales de mi inspiración e imaginación y a acercarme a las metáforas, a otras dimensiones. Así es que acuñé mis percepciones con la denominación de “poesía metadimensional”.

 

Nunca se me había ocurrido pensar que había estado en contacto con otras dimensiones desde mi niñez, cuando hablaba con las estrellas, o escuchaba las fascinantes historias de mi abuelo materno Aram, siempre incluyendo milagros o elementos sobrenaturales. Pero comencé a captar la metafísica, a un nivel consciente, durante mi adolescencia, cuando leí “El país de las brumas” de Arthur Conan Doyle.

 

A través de esa y otras lecturas, y canalizando la energía poética, el mundo de los espíritus me trajo la comprensión del plano espiritual y la percepción de la forma en que reacciona el universo. Fuí introducida a secretos preciosos del mundo intangible, que se convirtieron en la otra cara del mundo tangible cuando descubrí la Física del Quantum. Sentí y experimenté la unicidad del universo, la humanidad, y redescubrí el poder de las palabras. Después de todo… “Al comienzo fue el Verbo”.

 

Ciertas circunstancias me trajeron a los Estados Unidos y agregué una nueva cultura, una nueva avenida para comunicarme: el inglés. Trabajé incansablemente para crear y recrear mi obra en los tres idiomas: español, armenio e inglés. Es como tener tres amantes, todos enriqueciéndote en diferentes niveles, con sus propios encantos, permeándote con sus propias corrientes de vida.

 

 Imperceptiblemente, mis sueños fueron convirtiéndose en mi misión, cementada como un destino ineludible: ayudar a restaurar la fe, curar las heridas del genocidio, exponer el mundo espiritual y la necesidad de perdonar. Creo profundamente que en la medida en que uno comparte una lágrima con el lector, la poesía debería tener, últimamente, el propósito de refinar el alma, ayudarla a crecer, crear belleza, inspirar amor, dejar un legado.

 

Comprendo que todo lo que he experimentado en la vida, me ha traído al lugar donde me encuentro ahora. Existe una razón para todo. Espero – con mi obra - poder contribuír al mejoramiento de la humanidad, no importa cuán pequeña, cuán humilde sea esa contribución.

 

Copyright © 2005-2009 Alicia Ghiragossian